No hay productos en el carrito.

Noticias

Los nano créditos y las cooperativas

3 cuartillas
1200 palabras
5 minutos de lectura

Los Nano Créditos y las cooperativas

El concepto de nano créditos se ha vuelto una práctica habitual especialmente en empresas de venta al menudeo, retail, que necesitan vender grandes volúmenes de mercadería. En América Latina hace más de 10 años las más grandes cadenas de supermercados y grandes tiendas ofrecen por ejemplo sus propias tarjetas de crédito.

Como opera

Usualmente se tiene un crédito máximo que varía de acuerdo al usuario lo que se facilita gracias a las clasificaciones de riesgo personalizadas y al igual que las tarjetas bancarias los clientes pueden comprar en los negocios que emiten el plástico a tasas de interés accesibles con créditos directos sin la intervención de una entidad financiera, usualmente un banco.

Los supermercados o grandes tiendas tienen su propio departamento de cobranza y sus propios análisis de riesgo crediticio, por lo general otorgan estos nano créditos a un plazo de 3 meses. La oportunidad de negocio para estas tiendas es enorme porque además de los ingresos transaccionales derivados de su operación pueden incrementar sus ganancias por el costo financiero.

En los últimos años han habido fuertes cambios en el comportamiento del consumidor y aun las cooperativas nos e adaptan a las nuevas condiciones del mercado, actualmente es posible imaginar ir al supermercado y poder hacer compras periódicas utilizando la capacidad de crédito y sobre todo que los créditos sean pagados.

Estos financiamientos y formas de vender es arriesgada para las empresas que otorgan el financiamiento, pero se ha demostrado que funciona muy bien, pues los clientes que acuden a estos nano créditos tienen buen score de pagos, es decir, fueron analizados antes de poder comprar a crédito, además aceptan las tasas y los plazos que el mercado les ofrece, mientras que las empresas pueden tener una más alta rotación de inventario.

En varios países de América Latina existen empresas que venden muchos de sus productos en cuotas, con el único requisito de que el cliente presente sus comprobantes de ingreso y comprobante de su domicilio.  Incluso en el rubro de automóviles y motocicletas se ha puesto de moda el crédito directo, donde son directamente las concesionarias de vehículos que otorgan la venta en plazos a sus clientes, evitándoles así la molestia de ir a la banca tradicional.

Pero para profundizar en el tema, ¿qué es exactamente un nano crédito? ¿Que tienen que ver las cooperativas en todo este movimiento? ¿Cuáles son los siguientes pasos digitales y comerciales respecto a este tema? ¿Y cuáles son los beneficios para la sociedad en conjunto?

Un Nano Crédito es un tipo de préstamo personal y de consumo de montos bajos, tienen la característica de satisfacer de manera inmediata necesidades puntuales en un tiempo breve de devolución; la clave de los nano créditos es que el usuario obtenga el dinero fácil y rápido, ambas palabras son poco compatibles con cómo funciona el sistema financiero actual.

Tanto la banca comercial como las cooperativas ya hace algunos años ha incursionado en los microcréditos, que son créditos de montos pequeños, pero tienen la particularidad de ser destinados a lo productivo y no así al consumo.

Los microcréditos fueron un boom hace más de 20 años y continúan creciendo porque otorgan la facilidad de tener capital para producción a personas que generalmente no tenían ingreso a la banca tradicional: agricultores, artesanos, pequeños comerciantes.

La tasa de interés de los microcréditos es bastante alta, porque es muy alto el riesgo que se supone prestar dinero a personas que no tienen por lo general patrimonio de respaldo. Pero, ese supuesto riesgo basado en el patrimonio y no en las aptitudes de pago de la persona puede resultar injusto y de hecho excluyente en muchos de los casos, según el banco mundial en Latinoamérica el 45.6% de la población mayor a 15 años (454.7 millones) está excluido del sistema financiero.

Por otro lado, los nano créditos están más orientados al consumo. El mercado para este tipo de créditos es el de los asalariados y este tipo de créditos, en América Latina, aún no han sido explotados por la banca tradicional sino más bien están creciendo de manera acelerada desde las empresas que ofrecen productos y servicios en cuotas hasta las personas que ofrecen nano-préstamos en el mercado informal.

Las empresas para poder ofertar estas facilidades de pago en cuotas, deben tener un departamento de riesgo, un departamento de cobranzas y un capital de colchón que pueda sostener 3 meses de crédito como mínimo en la mayoría de los casos. Es decir, necesitan invertir.

Actualmente la mayoría de estas empresas se ha apoyado en centros de información crediticia, que es un buró de información crediticia que brinda un perfil crediticio del cliente que está solicitando el nano crédito, pero la manera en la que se hace la oferta, la evaluación crediticia, la aprobación y el otorgamiento de los nano créditos es todavía del siglo pasado.

Es importante que las cooperativas analicen este mercado de nano créditos pues sus típicos créditos al consumo no son suficientes, como explicamos antes, las personas quieren comprar en cuotas de manera rápida y sencilla y por otro lado es importante que las empresas que están otorgando estos créditos de manera directa empiecen a subirse al boom de la digitalización y la tecnología.

Las cooperativas tienen a su alcance herramientas y metodologías para realizar modelos de análisis crediticio que usan la inteligencia artificial para saber si un socio o cliente es buen pagador o no, también existen aplicaciones a través de las cuales se pueden solicitar estos préstamos e incluso cobrar y pagar a través del celular, un ejemplo es Appi-Coop. Todo esto hace que el nano crédito se simplifique aún más y sea también más seguro, por lo tanto eficiente en costos de operación.

Impulsar este tipo de créditos desde todo ámbito, privado, bancario, digital y de usuarios significaría un gran movimiento económico, mayor rotación de stock para las empresas y la oportunidad de acceder a productos y servicios de necesidad inmediata para muchas familias que en otro caso no podrían hacerlo.

Las cooperativas tienen una gran oportunidad con este tema.

.


Necesito más información

0

N/A


Un comentario

Deja un comentario

X